Es cierto que continuamente nos enfrentamos en el día a día con cientos de anuncios publicitarios que nos encontramos en todas partes, pero,

¿Qué es eso de la publicidad subliminal?

La palabra “subliminal” viene del latín Sub, que significa “por debajo de”‘, y limen: “umbral”, por lo tanto estamos ante un mensaje que sólo es capaz de interpretarse a través del subconsciente humano.

Existen muchas imágenes a las que ni siquiera prestamos atención a simple vista, pero que nuestro subconsciente es capaz de captar un mensaje que normalmente coincide con la compra o consumo de algún producto.

¿Quién no ha sentido una sed inmensa tras ver un anuncio de una bebida refrescante? Pues detrás de esa imagen había un “mensaje subliminal” que nos ha provocado esa sed.

¿Puedo evitar un mensaje subliminal?

Bueno, debemos tener en cuenta que al tratarse de un mensaje “oculto”, muchos individuos se niegan a creer que esta publicidad exista, sin embargo, otros muchos, son conscientes de que nos enfrentamos a este tipo de publicidad día a día.

Respecto a si podemos evitarla, partamos de la base de que nosotros no la percibimos de forma directa y por tanto no nos daríamos cuenta, pero dentro de las necesidades que tenemos de consumir, somos capaces de seleccionar lo que queremos y lo que no; con esto quiero decir, que no se trata de que cuando veamos una imagen de una hamburguesa estemos siendo abducidos o hipnotizados y vayamos directamente a una hamburguesería, sino que el subconsciente puede barajar la opción de terminar en ella.

¿Y qué tipo de mensajes utilizan?

Está claro que uno de los recursos más utilizados para este tipo de publicidad tiene como tema principal el “sexo”.

El erotismo, la sensualidad y la desnudez forman parte de la publicidad y es una forma de estimular la compra tanto a nivel consciente como subliminal.

Tanto es así que hay infinitos anuncios en los que vemos a una chica desnuda para anunciar una bebida, o un chico sexy con sólo un frasco de perfume en la mano.

Entonces… ¿dónde puedo encontrarla?

En realidad podemos ver esto en cualquier tipo de medio, tanto en un anuncio de televisión como en la publicidad exterior, en ésta última que podemos encontrar tanto en una valla publicitaria como en un autobús.

Concluyendo… ¿Cuál es el objetivo?

El principal objetivo es evidentemente el consumo o compra de un producto, pero existen otros como pueden ser el dar a conocer una marca o crear una imagen de calidad en el consumidor, que son igual o más importantes.

La publicidad ha evolucionado mucho en muy poco tiempo, y la subliminal, si se usa de forma responsable, es beneficiosa tanto para el anunciante como para el consumidor.