Hace unos días la red de redes, Facebook, estrenaba campaña publicitaria para celebrar “sus” mil millones de usuarios.

La campaña titulada, “Chairs are like Facebook”, ha sido un fracaso. El anuncio ha sido criticado y ridiculizado. Los expertos consideran que el mensaje es confuso y,  piensan que Zuckerberg y los suyos han abusado de la comunicación emocional.

Por ahora, los sentimientos provocados en el público están muy lejos de los que la compañía pretendía despertar, la audiencia se burla de la pieza publicitaria y en muchos espacios ya ha sido parodiada.

Según expertos en redes sociales: “Han tirado demasiado de las cuerdas del corazón del público hasta perderlo todo”.

Facebook no es la única marca “culpable”, son muchas las compañías que se toman demasiado en serio la publicidad emocional llegando a explotar el mensaje hasta el punto de provocar el efecto contrario en el espectador.

El anuncio de Facebook, debe recordarnos a todos los que trabajamos en Publicidad lo importante que es la palabra humildad para poner en marcha la creatividad.

La buena publicidad es generosa, sencilla , humilde, piensa primero en los demás…

Nuestros anuncios nunca deben ser egocéntricos, no deben estar “llenos” de nosotros…