La publicidad puede expresarse de muchas maneras, a lo largo de los tiempos hemos visto evolucionar el mundo de la comunicación con diferentes formatos, desde los más elaborados textualmente hasta los que nos ocupan este artículo: el formato de la comunicación no verbal.

No sólo eso, sino que si nos remontamos a la forma de comunicación tiempos atrás en la historia, vemos que el ser humano no nace sabiendo emitir palabras, por lo que los dibujos servían para trasmitir todo lo que necesitaban saber.

El lenguaje no verbal es percibido por las persona a través del subconsciente, cuyo mensaje es recibido por el receptor creando una reacción y por consecuente, una consecuencia.

La publicidad utiliza cada vez más este recurso o tipo de comunicación, apoyándose en la frase de  “una imagen vale más que mil palabras”, y es que una fotografía es capaz de transmitir las mismas sensaciones que un texto o una frase e incluso de conseguir el objetivo de una manera más directa: el consumo inmediato.

Para hacer un buen uso de la comunicación no verbal debemos tener en cuenta algunos aspectos importantes en relación a esto, uno de ellos es el propio producto, es decir, su envase, el diseño e incluso su precio de venta pueden hacer que la publicidad de un producto sea más o menos impactante.

Una de las claves principales de la publicidad es mantener un orden adecuado de los espacios disponibles, además de la perfecta elección de las imágenes e ilustraciones. El impacto visual será el elemento que determine el éxito del mensaje y su consecuente consumo posterior.

Pero en la publicidad no verbal no sólo nos encontramos con el mundo de la ilustración y la fotografía, sino que también incluimos la música o los sonidos (como puede ser en un medio como la radio, la televisión o el cine).

Por lo tanto, hagamos una pequeña lista de los factores que deben resaltar en una publicidad formada por elementos no verbales:

  • Imagen: imprescindible para el éxito del anuncio en la publicidad visual.
  • Sonido: como ya he comentado, para casos de publicidad como el cine, la televisión o la radio.
  • Impacto: elemento necesario, las palabras serán las principales ausentes, por lo que causar el impacto en las personas será tarea más que complicada.
  • Sorpresa: lo nunca visto, lo no conocido, crear una reacción en las personas para atraer su atención será imprescindible en un anuncio donde no podemos expresarnos con texto.
  • Espacios: la distribución de los espacios en la publicidad, un tema delicado y muy estudiado del cual hablaremos en otra ocasión en este blog. Algo utilizado por todos los que nos dedicamos al mundo publicitario y que esconde una gran arma que nos conduce al éxito del anuncio.