Las vallas publicitarias siguen siendo un medio atractivo para muchos anunciantes y no puede negarse que funcionan en muchos casos y en otros tantos son la mejor opción. Basta con observar mientras nos desplazamos que las carreteras están plagadas de éstas y que, a pesar de la crisis, el ratio de ocupación es bastante alto.

Una valla publicitaria es ideal para trasmitir un único mensaje pues la atención que reciben por parte de una persona es bastante fugaz. En muchos casos es necesaria una conexión de la valla publicitaria con otro medio que nos permita mostrar más información, interactuar con la persona y medir mejor los resultados: Internet.

Creo que no es fácil establecer esta conexión por lo que me he aventurado a compartir estas reflexiones personales.

¿Códigos Qr, sí o no?

Un elemento que se podría pensar que sirve para conectar una valla publicitaria con la correspondiente campaña online sería el Código Qr que, al escanearlo, nos llevase hasta la Web o incluso que mostrase un mensaje oculto, guardase nuestros datos de contacto, etc. Las posibilidades son muchas.

Podríamos señalar algunas ventajas:

  • Nos aportan un parámetro más de medición: las veces que ha sido escaneado el código.
  • Si colocamos un circuito de vallas, podemos utilizar un código QR distinto en cada una, de forma que podríamos controlar cual de ellas ha sido más rentable. El coste de impresión sería el mismo.
  • Ofrecemos una forma cómoda de acceder a la web y captamos visitantes móviles.
  • Antes los códigos Qr eran feos, ahora se hacen algunos que son bastante creativos. Esto sí puede ser un elemento diferenciador.

Ahora bien, donde hay pros, también hay contras:

  • ¡Podrías provocar un accidente! Las vallas publicitarias dirigidas al tráfico cuentan con solo un instante de atención. La persona que vea la valla no tiene tiempo de coger el móvil, abrir la aplicación para leer códigos Qr, dirigirlo hacia la valla y esperar a que se escanee.
  • Resumiendo y resumiendo, te quedas sin nada. Del total de público, solo un determinado porcentaje sabe lo que es un código Qr. De éstos, otro porcentaje se descarta porque no tiene un Smartphone. De los que quedan, no todos tienen un lector de códigos Qr instalado y otros tantos no se fían de escanearlo, pues ya se conocen casos en los que se han usado para infecciones de virus. De los pocos “personajes tecno-avanzados y valientes” restantes, muchos de ellos no considerarán tu anuncio interesante y no querrán escanearlo. Así que, haciendo la cuenta, probablemente tendrás como mucho unas decenas de escaneos.

Creo, por tanto, que los códigos Qr no son aconsejables en las vallas publicitarias. Otra cosa es en otro tipo de medios de publicidad exterior, como los Mupis.

“Me gustaría conocer los resultados que está obteniendo la empresa alemana Deichmann, que inició hace unos meses una campaña que te permite comprar los zapatos que aparecen en una valla publicitaria a través del código QR. ¿Habrán tenido muchas ventas?”

¿Direcciones Web completas o acortadas?

Sin rodeos: ¿crees que una persona normal es capaz de memorizar en un segundo (o menos) una dirección así: http://bit.ly/17TkqO0. Habrá quien sí, pero no creo que sean muchos.

Con lo cual nos queda colocar la dirección completa hacia nuestra página principal o hacia una página de aterrizaje, en el caso de que la valla publicitaria se coloque con motivo de una campaña concreta. Otra alternativa mejor la encontrarás más abajo.

En ambos casos se nos plantea que pueda resultar difícil de recordar o requiera demasiado tiempo para leerla y entenderla.

Una dirección web larga podría suponernos un problema de diseño ya que, si la queremos colocar en una única línea, nos veríamos obligados a utilizar una fuente muy pequeña.

Es importante tener en cuenta que las páginas de aterrizaje son muy buenas para conseguir una mayor conversión así que, en el caso de una campaña concreta, dirigir al usuario a la página principal podría hacernos perder conversiones.

¿Cuál es, entonces, la mejor opción?

Por supuesto que yo no me considero quien para establecer una norma y tampoco creo que exista una fórmula global y válida para todos los casos. Para cada caso, para cada empresa, campaña, anunciante, ciudad y tipo de público, deberá hacerse un análisis de cómo podría conectarse una valla publicitaria con su correspondiente campaña online.

Ahora bien, creo que éstos consejos podrían resultar útiles ante esta situación o, como mínimo, constituyen una lista de opciones que podrías utilizar:

  • Utiliza tu propio acortador de urls. Si encuentras un dominio que sea corto y fácil de recordar y, además, esté relacionado con tu actividad, ¡regístralo ya!. Luego podrás usar distintos servicios que te permitirán utilizarlo como tu propio acortador de Urls.
  • Colocar la dirección de tu página principal será más que suficiente en caso de que el objetivo de tu campaña sea únicamente de Branding.
  • Utiliza una redirección del tipo www.empresa.com/slogan-de-la-campaña para llevar al usuario a tu página de aterrizaje, en el caso de que anuncies una campaña concreta. Si usas guiones o no es discutible. Yo creo que la hacen más legible y por tanto más fácil de recordar.
  • Registra un dominio fácil de recordar para esa campaña concreta. Esta técnica es una de las más utilizadas. Si tu empresa se llama “Viajes Murcia” y estás haciendo una campaña de ofertas para las vacaciones, podrías registrar un dominio como www.notequedessinvacaciones.com. ¿Ves? Sin guiones es más difícil de leer.

Seguro que hay más y que éstas son discutibles. ¿Qué opinas tu?