Hablábamos en un artículo anterior de este blog de cómo la mujer ha sido siempre un reclamo en el mundo de la publicidad. Ahora trataremos cómo los niños se están convirtiendo en una imagen fundamental para los principales y más exitosos anuncios tanto de televisión como en fotografía y demás reclamos comerciales.

A todos nos resulta entrañable que sea un bebé el que aparezca en un cartel publicitario con una sonrisa, o un niño que nos ofrece un producto, ¿no lo consumirías o comprarías?

Por eso, cada vez nos encontramos con más carteles y anuncios publicitarios en los que el niño o la niña son los principales protagonistas. Y esto no es sólo porque atraiga más una sonrisa de un niño a un adulto, sino porque actualmente los niños tienen mucho que ver en el consumo del núcleo familiar, los padres atienden mucho más actualmente las necesidades de sus hijos.

Nos encontramos con campañas publicitarias en temporadas concretas como pueden ser:

  • El comienzo del cole: además de los obligados libros de texto que los niños deberán tener para comenzar el curso, los padres quieren complacer a sus hijos comprándoles cuadernos, estuches, lápices, y qué mejor forma de ofrecerles el producto que con la publicidad en la que los niños deciden qué quieren llevar a clase.
  • Fin de curso: igualmente es una buena época para la publicidad de los niños porque las buenas notas tienen recompensa, y quizás sea un buen momento para comprar regalos.
  • Las navidades: sin duda alguna las fiestas navideñas son la época del año por excelencia para la publicidad. Las compras son necesarias y los regalos se multiplican por mil. Los niños son los principales beneficiarios de todo esto y los encargados tanto de provocar el consumo con sus peticiones como de convertirse en la figura de reclamo en los medios de publicidad.

Pero los niños no sólo aparecen en anuncios relacionados con productos que ellos consuman, sino que en la actualidad podemos encontrarles en publicidad que va dirigida exclusivamente a adultos pero que sin embargo pueden resultar originales y creativos para el reclamo de ciertos productos.

Podemos hablar por ejemplo de productos como los coches en los que la publicidad se centra en un gran porcentaje en los niños, independientemente de que un niño no pueda conducir, sí que aparece en una imagen que transmite generalmente felicidad entre una familia unida que normalmente suele ser un padre que le da seguridad a su hijo con un gran coche.

En definitiva podemos decir que los niños se han convertido en una figura imprescindible en el mundo de la publicidad y que actualmente son el reclamo ideal para anunciar cualquier cosa.