La publicidad en el mundo del cine no es nada nuevo, de hecho tú mismo vas a ver una película y te encuentras con ella de pleno. Y es que ir al cine nunca pasa de moda, todos pasamos a ver una peli cada cierto periodo de tiempo, por diversión, nada más. Es ahí donde la publicidad busca una mayor expectación social en la aceptación de su marca.

Pero, ¿por qué es tan efectivo este tipo de publicidad?

Pues muy sencillo, hay circunstancias que le permiten obtener resultados altamente eficaces, y es que nos encontramos con una publicidad que impacta en el espectador por varios motivos puntuales que veremos a continuación:

  1. El espacio: hablamos de un lugar cerrado, en el que las personas han ido a pasar un rato agradable viendo una película de su agrado. No han ido allí a trabajar ni a pasarlo mal, sólo a distraerse y pasar un buen rato, por lo que nos encontramos con personas que una vez se sientan en la butaca del cine, no se levantarán.
  1. La gran pantalla: es evidente que tanto la película que van a ver como la publicidad que se le inserte la verán en una pantalla que ocupa toda una pared, es imposible no captar toda la atención de las personas.
  1. El sonido: el audio en un cine está claro que es envolvente y no pasa desapercibido, está estudiado para que parezca que formas parte de la escena de la pantalla, por lo que la publicidad puede permitirse un juego impresionante con el espectador.
  1. El recuerdo: está demostrado y estudiado que la publicidad en el cine es una de las más recordadas, de las que más impactan en la persona que lo ve, lo hace de una manera directa y su recuerdo perdura.
  1. El tiempo: los anuncios publicitarios tienen una duración estimada para cada medio publicitario. En el caso del cine cuenta con la ventaja de poder causar más impacto cuanto más duración tenga, no siempre es así, pero los espacios publicitarios pueden durar incluso minutos, puesto que el espectador estará ahí observando y probablemente prestando atención.

El mundo de la publicidad en el cine es un tema muy complejo y cuyo precio puede elevar la campaña, pero los resultados en los objetivos son tremendamente directos. Las grandes marcas eligen el cine y la televisión para dar un salto en sus objetivos de ventas. No es casualidad que encontremos publicidad en el cine de marcas más que conocidas para el espectador, y es que es una buena forma de afianzar un poquito más y concienciar al consumidor de la magnitud que alcanza un producto.