El boca a boca consiste en “pasar información por medios verbales de información de carácter general, de una manera informal, personal, más que a través de medios de comunicación o anuncios”.

¿Alguna vez te han dicho lo bien que se come en tal sitio o lo divertido que es ir a ver una película? ¿Eres de los que te dejas aconsejar a la hora de hacer planes o ir de compras?

Seguro que en más de una ocasión has utilizado el consejo de un amigo para ir a una tienda en la que ellos han tenido una buena experiencia o has hecho un viaje a través de la agencia de viajes que te recomendó un amigo por su buena experiencia.

Por eso, si el boca a boca es una herramienta útil y eficaz desde tiempos atrás para conseguir llegar a un gran número de público, esa publicidad llegará a muchos más consumidores si lo acompañamos de la publicidad propiamente dicha, atendiendo tanto a la publicidad exterior como al marketing digital.

Es decir, pongamos un ejemplo para entenderlo:

Un usuario de videoconsolas descubre a través de un cartel publicitario que han creado un nuevo videojuego que es la bomba y que además, pueden comprarlo en la tienda que tienen a unos pocos kilómetros.

El boca a boca se encargará de que esa información llegue no sólo a sus amigos, sino a su vecino, a los chicos del parque, etc.

¿Ves? Ya lo hemos conseguido, hemos combinado la publicidad exterior con el boca a boca. Y esto es algo estupendo para el mundo de la publicidad puesto que conseguimos resultados magníficos.

Las recomendaciones

Básicamente lo que queremos decirte es la importancia de que te recomienden, de que aconsejen tu marca, que hablen bien de ti y de tu empresa, puesto que esto será lo que haga que tengas nuevos clientes conseguidos a través del boca a boca.

Y al fin y al cabo esto también es una técnica publicitaria, quizá no sea tan rápida como puede ser un anuncio en televisión, pero es mucho más directa, lo que hace que humanicemos la recomendación, por lo que probablemente tenga mucho éxito y una eficacia de prácticamente un 100%.

Los resultados

Esto es lo que verdaderamente nos interesa, como comentábamos, los resultados pueden ser magníficos si hacemos un buen pacto entre ambos métodos de captar la atención de nuestros clientes.

Una buena experiencia a veces suele ser la mejor herramienta si sabemos que va a ser contada de forma positiva. La persona que lo cuenta, transmite sus sensaciones al adquirir un producto o un servicio, como por ejemplo comer en un restaurante nuevo y comentarlo a alguien después, puede generar una nueva visita al restaurante por parte de la otra persona.