Arrancar una web desde cero siempre plantea muchas cuestiones. Lo más normal, cuando son negocios de nueva creación o dominios nuevos es que la web tarde bastante tiempo en recibir un volumen de visitas aceptable y esto genere cierta incertidumbre al empresario.

En esta serie de artículos hablaré sobre algunas recomendaciones que a nosotros nos han funcionado bien y con las que podemos combatir esta situación, ganando posiciones y visitas a un ritmo razonable.

Y lo del “ritmo razonable” es importante, pues estas cosas llevan su tiempo. Cierto es que existen técnicas más agresivas para “conquistar Google en una semana” pero emplearlas puede causarnos un efecto rebote y penalizaciones que nos condenen a la olvidada tercera (o más) página durante mucho tiempo.

En definitiva, si puedes hacer las cosas bien, Google y tú mismo os lo agradeceréis.

Vayamos pues con la primera recomendación. Las siguientes en próximos posts.

Registra el dominio lo antes posible.

Aunque existe mucha controversia sobre si existe o no, el efecto “Google Sandbox” (Google Sandbox en Wikipedia) puede afectar a dominios de nueva creación, dificultando el posicionamiento durante un periodo de tiempo que, a veces, puede durar hasta unos 6 meses.

Sandbox solo afecta a dominios de nueva creación así que, si es nuestro caso, es lógico pensar que cuanto antes registremos el dominio, antes habremos pasado este periodo de prueba.

Desde que se nos ocurre la idea y decidimos el nombre de dominio, hasta que finalmente publicamos la web e iniciamos nuestra actividad pueden pasar muchos meses. Debemos aprovechar estos meses para que vayan contando como antigüedad y hayamos pasado el periodo de prueba cuanto realmente queramos iniciar nuestra actividad.

Registrar un dominio cuesta muy poco. Si no tienes todavía claro el nombre, registra tus 5 opciones y ya lo decidirás más tarde. Puedes dirigir los 5 (o 20) dominios a una misma página de aterrizaje.

Una vez registrados los dominios, hay que incluir contenido y que vaya relacionado con nuestra actividad para que Google, cuando empiece a vernos “por ahí”, ya vaya relacionándonos con lo que será nuestra oferta.

Una buena forma de hacer esto es utilizar una página de aterrizaje temporal, que indique que ese sitio está en construcción. Mi consejo, para hacer esta página de aterrizaje, es que cumpla con estos requisitos:

  • Debe ser creativa, que llame la atención y con un diseño muy cuidado. Así trasmites la idea de que hay buenos profesionales detrás del desarrollo de ese sitio web y, por tanto, una empresa comprometida.
  • Debe avisar de cuándo estará disponible el sitio web. No podemos pedirle al usuario que vuelva cada día para comprobar si la web ya está construida. Por tanto, lo menos que podemos hacer es indicarle cuándo lo estará. Un contador de cuenta atrás es un recurso muy vistoso y muy utilizado.
  • Debemos ofrecerle una pequeña descripción de qué encontrará en la web cuando ésta esté publicada. Aquí, debemos ser verdaderos comerciales, tratando de generar la expectación necesaria o de vender, en no más de un párrafo, los beneficios de visitar nuestra web.
  • Debemos ofrecerle la posibilidad al usuario de suscribirse para recibir novedades o noticias importantes. Es decir, si al usuario le gusta lo que proponemos querrá recibir las novedades lo antes posible en su email sin tener que visitar la web en busca de alguna actualización.
  • Debemos ofrecerle posibilidad de contactar con nosotros a través de un formulario web o Twitter.

¿Crees que hay más elementos que debería tener una página en construcción? ¿Qué opinas de Google Sandbox? ¿Esta mañana has desayunado café o zumo de naranja? (ya hablaremos en otro post sobre estas preguntas…)