Buscar Soluciones en Internet es un arte que se cultiva, una habilidad que se entrena y que no todos realizan de la misma forma ni con la misma eficacia. Aquí tienes algunos consejos que, a mi personalmente, me han servido para encontrar la solución (o, al menos, buena orientación) a cualquier problema profesional que me ha surgido.

Hace unos días leí este post de Javier Gómez (@javiergomez_eu) donde explicaba Cómo monitorizar gratis y en tiempo real tu marca en Internet y social media. Sin duda, uno de los mejores posts que he leído en los últimos meses. La siguiente frase fue la que me inspiró a escribir este post porque demuestra que Javier es un experimentado “searcher” en la red:

… Para eso recurrimos a este maravillo servicio gratuito (me costó días encontrarlo) llamado …

En ese momento recordé otra ocasión, hace unos años en la que yo también tardé días en encontrar la solución. No desistí y, al final, la encontré.

¿Quieres saber cual es el secreto? No existe, jejejeje. Pero estas recomendaciones quizás te ayuden.

  1. En internet está todo. Debes partir de esta afirmación y creértela, lo cual te ayudará a ser perseverante y continuar aun cuando todo apunte a que “está todo menos lo que tú buscas”.
  2. En tu situación, ya han estado otros. Internet reúne a todas las personas del mundo. Son demasiadas, estadísticamente es una verdad casi absoluta la afirmación de que lo que te pase a ti ya le ha pasado a otro antes (y lo ha publicado en internet).
  3. Piensa en Inglés. Más del 45 % de las páginas en internet están escritas en inglés. El 55 % restante es para el resto de todos los idiomas del mundo. Esto significa que, buscando en inglés, tendrás muchísimas mas posibilidades de encontrar la solución.
  4. Ten paciencia, pero no pierdas el tiempo. Sabes que estás llevando una tarea complicada así que hazlo con paciencia, aunque estés buscando el procedimiento para hacer una traqueotomía con un bolígrafo a la persona que se acaba de atragantar a tu lado. Pero, igualmente, no te detengas en leer en detalle cada resultado. Haz un escaneo rápido de la página para determinar si podría contener la solución, en caso de ser así, ábretelo en una pestaña nueva y sigue viendo los resultados. Quizás el siguiente era más apropiado para ti, lo sabrás en cuanto lo veas.
  5. Aprende con cada página que ves, aunque no contenga la solución. Esto es para mí una de las más importantes. En muchas ocasiones encontrar la solución es una labor de investigación que va madurando en cada búsqueda. Aunque las primeras 20 páginas que visites no contengan la solución si contendrán ciertos detalles que te habrán ido orientando y habrán aportado más información a tu problema. Además, algunas de estas páginas contienen enlaces hacia otras que si contienen la solución.
  6. Refina constantemente tus búsquedas. Por mi experiencia, si no encuentras la solución en las dos primeras páginas de resultados, probablemente no estés buscando bien. Ten siempre en cuenta de que igual que estoy seguro de que otros ya habrán pasado antes por tu problema, también lo estoy de que cada uno de ellos lo llamará de una forma distinta. Por tanto, debes aprender, con cada página que veas, cómo llama la gente a tu problema o a las cosas que están relacionadas con el. Conforme aprendas más sobre ello, mejores serán tus búsquedas. Esto es especialmente útil si buscas en inglés.
  7. Lee también los comentarios al final. Pues, en muchas ocasiones, la solución que uno comparte no es aplicable a muchos otros casos. Leer los comentarios al final de la página te servirá para hacerte una idea de cuan válido es lo que se dice en ella.

De momento, hasta aquí. Me he dado cuenta de que podría escribir un ebook si me dejo llevar y encima cuento experiencias concretas o ejemplos pero prefiero dejarlo abierto para que, si quieres, puedas contribuir con tus propias técnicas, consejos o vivencias. ¿Crees que podrías añadir alguno más?